La gente muere
2 noviembre, 2020
El uso de la bicicleta como medio de transporte en Quito
2 noviembre, 2020

Los derechos de los homosexuales

CONVERSACIÓN TOMADA DE UN VIDEO DE YOUTUBE EN LA QUE NICOLÁS MARQUEZ Y AGUSTÍN LAJE HABLAN SOBRE EL MATRIMONIO HOMOSEXUAL CON UNA PERIODISTA.

– Dígame una cosa: ¿Qué opina acerca de los matrimonios igualitarios?

– ¿Del matrimonio homosexual?

– ¿Es correcto llamarlo así?

– Se lo llama así jurídicamente, el matrimonio homosexual conceptualmente no existe, porque el matrimonio o la unión matrimonial es la unión de la cual por las cualidades inherentes está la potencialidad de la maternidad. De ahí viene la palabra matriz, la matriz es el útero materno, es la unión de la cual está la potencialidad de la maternidad, del llamado matrimonio homosexual conceptualmente eso es imposible obviamente por las características del vínculo de manera tal que desde el punto de vista, osea primer punto no existe matrimonio homosexual. Puede ser que alguna legislación cree la ficción jurídica o política de que eso si existe, ahora yo pregunto, más allá de la ficción jurídica y del error terminológico del disfraz terminológico, ¿para qué quieren los homosexuales casarse? esa es la pregunta para mí, clave

– ¿Para formar una familia?

– Pero perdón ¿pero qué legislación les impide a 2 hombres del mismo sexo irse a vivir juntos, cuál?

– Ninguna

– ¿Entonces para qué quieren casarse?

– ¿Para que sea legal? Tener acceso a los derechos legales…

– Por ejemplo ¿cuáles derechos?

– Pensión, seguro social, seguro médico…

– Pero mire, vamos por partes, el seguro social, la pensión, etc. esos son atributos que el Estado otorga al matrimonio porque del matrimonio deriva la prole, el matrimonio de verdad, el matrimonio heterosexual es una institución de orden público, y ¿por qué es de orden público? porque al alterar la potencialidad de la prole es decir, de las nuevas generaciones que son niños que no tienen ningún o que están a merced de la buena o mala voluntad de los padres que tengan, el Estado subsidiariamente crea toda una articulación de derechos y obligaciones, las pensiones, el seguro social las obligaciones alimenticias y afectivas entre los esposos, entre los padres y los hijos pero, es porque es una institución de orden público y, las relaciones de amistad por ejemplo, no son de orden público. De una relación de amistad no deriva ningún derecho, de la misma manera, de una relación de tipo homosexual que tampoco es de orden público, no debería derivar ningún derecho. Supongamos que Agustín y yo, como trabajamos juntos, ninguno de los 2 somos homosexuales, y vivimos juntos para economizar, porque tenemos una actividad intelectual, osea él no tendría derecho a la pensión porque no tenemos relaciones sexuales, es ridículo eso. Es una institución de orden público el matrimonio, la familia es una cosa, el resto de los vínculos con todo derecho, son otra cosa. Uno puede vincularse con otro de manera transitoria, de manera permanente, pero si una institución no es de orden público, son actos libres que no tienen que tener ningún tipo de consecuencia jurídica distinta y la unión homosexual pretende un rango matrimonial, porque pretende exigirle al Estado derechos que la naturaleza del vínculo le niega.

– Y esto sería incorrecto

– Mire, el Estado no… ¿a usted le parece mal por ejemplo que si un ciego le reclama al Estado un carnet de conducir y el Estado se lo niegue? ¿Sería un Estado xenofóbico o un Estado discriminador? No. La naturaleza de ese sujeto merece toda su dignidad, pero no se le puede otorgar un carnet de conducir, y eso no es un acto de irresponsabilidad estatal, haría bien el Estado en no otorgarlo.

TRANSCRIPCIÓN DE UNA NOTICIA PUBLICADA POR LA ORGANIZACIÓN NADIE MENOS EN SUS REDES SOCIALES.

EE.UU. Juez de Kentucky niega adopción de niños a parejas del mismo sexo. No existe el derecho a adoptar, existe el derecho a ser adoptado “El niño tiene el derecho superior de recuperar lo que ha perdido en lo natural: UN PADRE Y UNA MADRE” El niño no es un producto para satisfacer un anhelo emocional, ideológico o político; el niño es el fin supremo de la sociedad y del estado.

El título de este artículo habla de los derechos de aquellas personas que han optado por tener una relación ya sea de tipo sexual o afectivo con personas del mismo sexo y que buscan estar a la par en materia de derechos civiles con las personas heterosexuales. Pero, aunque creemos que lo descrito en ambos casos, aclara muy rotundamente el porqué tal aspiración no sería posible, se nos hace necesario, también dejar bien sentado de nuestra parte, que somos tolerantes con respecto a la decisión de cada individuo de nuestra sociedad en relación a la intimidad que hayan elegido, tanto en cuanto actúen dentro de lo que la ley les permita.

Adjuntamos un fragmento de vídeo de Juan Pablo García y saca tus propias conclusiones.

Y por lo tanto, solo nos queda hacerte la pregunta correspondiente:

¿Estás de acuerdo con ambos casos en los que se niegan las pretensiones de los homosexuales?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×